Por Sonia Dominguez

El riesgo país presentó una ligera baja en los últimos días luego de la proclamación del presidente electo, Pedro Castillo, después de alcanzar 171 puntos básicos el lunes pasado ayer cerró en 169, informó hoy el CEO de la consultora InValor, Alonso Choquecota.

“Se reportaron varios picos para este indicador en lo que va del año, alcanzando un máximo de 188 puntos el 22 de abril, pero en los últimos días se observa una disminución. Todavía no podemos asegurar que sea sostenida”, declaró a la Agencia Andina. 

Comentó que esta ligera disminución responde a que las autoridades correspondientes proclamaron al presidente electo. “Ello ha dado cierta tranquilidad a los agentes económicos”, dijo. 

“Había una gran incertidumbre sobre quién iba a ser el próximo Presidente de la República y qué iba a suceder con las actas observadas. Pero con este tema ya disipado el riesgo país disminuye”, aseveró. 

Nuevo gabinete 
No obstante, Choquecota  comentó que aún continúa la incertidumbre porque no se conoce al gabinete que acompañará al presidente electo, Pedro Castillo, en su mandato. 
“Antes se tenían dos grandes incertidumbres: una de ellas era quién iba a ser el presidente para los próximos cinco años y la otra el discurso que adoptará el nuevo mandatario”, manifestó. 
El CEO de la empresa de asesoramiento bursátil explicó que ahora que una de esas incertidumbres fue eliminada, falta conocer el camino que seguirá el presidente electo, Pedro Castillo. 
“Eso se irá viendo en los próximos días conforme el presidente electo Pedro Castillo vaya anunciando quiénes serán sus ministros. El puesto más importante al que está atento el mercado es quién será el ministro de Economía y Finanzas”, aseveró. 

¿Qué mide el riesgo país?  
Este indicador mide la capacidad de un determinado país de cumplir con sus obligaciones financieras, y el riesgo político implícito, y de acuerdo a ello obtiene una calificación crediticia internacional. 

Las principales consecuencias de un alto nivel del riesgo país son una merma de las inversiones extranjeras y un crecimiento económico menor, y todo esto puede significar desocupación y bajos salarios para la población. 
Para los inversores este índice es una orientación, pues implica que el precio por arriesgarse a hacer negocios en determinado país es más o menos alto. 

Cuanto mayor es el riesgo menos proyectos de inversión son capaces de obtener una rentabilidad acorde con los fondos colocados y cuanto menor sea este índice el país se hace más atractivo para los inversionistas. 

El indicador se mide en función de la diferencia del rendimiento promedio de los títulos soberanos peruanos frente al rendimiento del bono del Tesoro estadounidense. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *