Chile consiguió recaudar un total de 4.250 millones de dólares tras haber emitido el mayor bono de sostenibilidad entre los países de América Latina. La reacción del peso chileno a esta jugada financiera no se hizo esperar. ¿En qué podrían gastar las autoridades chilenas estos inmensos recursos financieros?

l país tomó prestados 2.250 millones de dólares al vender dos partes de bonos denominados en moneda estadounidense que incluían los de sostenibilidad por 1.500 millones de dólares. Se trata del mayor título de deuda emitido en dólares en Latinoamérica, dicen datos recopilados por la agencia Bloomberg. 

Asimismo, Chile recaudó 1.650 millones de euros (2.000 millones de dólares) en los mercados europeos. Ese dinero también se tomó prestado a través de varios títulos de deuda. Además de tener el plazo más largo, a 30 años, uno de estos bonos se valora en 1.250 millones de euros y representa también el mayor bono social emitido en euros por un Estado soberano de América Latina. Esta deuda se vendió con un rendimiento del 1,298%.

Esta jugada repercutió inmediatamente en el tipo de cambio de la moneda nacional de Chile que había ido fortaleciéndose un 2,7% frente al dólar entre el 19 y el 21 de enero hasta situarse en 717 pesos chilenos frente al dólar. La reacción del tipo de cambio de la moneda mexicana respecto al euro vino un día más tarde. Entre el 20 de enero y el 21 de enero el peso chileno se había fortalecido un 2,4%.

«El acceso favorable del país a la financiación en los mercados internacionales refleja la confianza que tienen en las perspectivas de Chile a mediano plazo», señaló el ministro chileno de Hacienda, Ignacio Briones.

La última oferta de bonos forma parte de su plan de financiación valorado en 19.000 millones de dólares para 2021. De esta suma, el Gobierno chileno espera obtener unos 6.000 millones de dólares, emitiendo bonos nominados en moneda extranjera. 

Hasta la fecha Chile ha emitido bonos nominados en dólares, euros y pesos chilenos por un valor de casi 12.600 millones de dólares. Todos estos títulos de deuda estaban ligados a la llamada inversión ESG, comunicaron desde Hacienda. Esta suma también incluye 2.110 millones de dólares en «bonos sociales» en pesos chilenos que se lanzaron al mercado en dos partes en noviembre.

La inversión ESG (Environmental, Social and Governance, en inglés) describe un enfoque que incorpora factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo en la toma de decisiones.

El Gobierno chileno puede utilizar el dinero recaudado para financiar proyectos destinados a apoyar a los ancianos o a las personas con necesidades especiales, a las familias de bajos ingresos. Además, será capaz de garantizar la seguridad alimentaria con ayuda de estos recursos e invertirlos en los programas para reducir la tasa de desempleo. Por su parte, los ingresos obtenidos tras la venta de los bonos verdes se utilizarían para financiar iniciativas como el transporte limpio, las energías renovables y los edificios ecológicos, apunta Bloomberg.

La reciente venta realizada por parte de Chile puede animar a las empresas a emitir más bonos sociales. Precisamente este tipo de títulos contribuyó a que el mercado mundial de la deuda sostenible creciese un 29% hasta alcanzar el récord de 732.000 millones de dólares en 2020, escribe la agencia Bloomberg.

Actualmente distintos países emergentes se están apresurando a recurrir a los mercados globales de bonos debido a los tipos de interés bajos y las elevadas necesidades del gasto público. Son estos dos factores los que alimentan la tendencia

El 20 de enero Panamá vendió bonos por un valor de 2.450 millones de dólares, el mismo día que abrió una línea de crédito de 2.700 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional. A su vez, Bahréin, Laos y Turquía, que cuentan con calificaciones crediticias de alto riesgo, empezaron a vender sus títulos de deuda nuevos el 19 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *